Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

miércoles, 31 de julio de 2013

Hyundai i30 - Prueba de ruta y de consumo

Es sábado en la mañana, me dispongo a realizar una prueba de manejo del Hyundai i30, de paso quiero hacer una prueba de consumo; es la primera vez que manejo este hatchback de Hyundai y tengo grandes expectativas, concretamente es la segunda generación de este modelo que no es muy popular acá, pero sí en otros mercados.

¿Qué tan popular?, para no ir más lejos, Hyundai vende en promedio 100.000 de "estos" cada año en Europa, eso es casi la mitad de todos los carros, camionetas, SUV y taxis vendidos en Colombia en el mismo periodo de tiempo. Y eso, en un mercado tan exigente como el Europeo y en un segmento donde está el mítico Volkswagen Golf (líder indiscutible en ventas) es algo digno de admirar, ¿ahora entienden mi curiosidad sobre este modelo?

Lo primero que noto es que el i30 es mucho más grande en vivo de lo que puede aparentar en fotos, este modelo comparte plataforma con el Kia Cee'D (¿lo recuerdan de Top Gear, Star in a reasonably priced car?) aunque por dimensiones y diseño parece más un hermano de plataforma del Hyundai i35.

Apenas al entrar se nota el gran espacio que tiene, sobre todo en la parte de atrás donde virtualmente tiene el mismo espacio que el Chevrolet Cruze, el cual es una clara referencia en el segmento en este aspecto, para ponerlo en perspectiva el i30 (y el Cruze) tienen más espacio interior en cuanto a longitud y altura se refiere que el Nissan Qashqai (que es un SUV o "camioneta").

Enciendo el motor, que como es de esperarse en un Hyundai, está correctamente aislado de ruidos y vibraciones, acciono la caja mecánica de 6 velocidades y comienzo mi recorrido; lo primero que noto es que la dirección es extremadamente suave, algo característico en las direcciones accionadas eléctricamente, sin embargo como es habitual en este tipo de direcciones, por seguridad esta se va a haciendo más dura a medida que aumentamos la velocidad. En ese aspecto es muy similar a la del nuevo Citroën C3, y muy alejado de lo que se percibe en un Audi o BMW, cuyos volantes tienden a ser mucho más duros de accionar. Para estacionar es toda una delicia.


Pongo el ordenador de abordo en "ceros" para realizar la prueba de consumo, este es un aspecto que Hyundai podría mejorar pues su accionamiento no es muy intuitivo comparado con otros sistemas y carece de cierta usabilidad, sin embargo una vez que uno se acostumbra ya no es tan grave la cosa. Ahora sí, arranquemos, !Vamos al Dinamómetro del Señor Claudio Rozo!


Mi primera sorpresa viene cuando paso por uno de los innumerables e interminables desperfectos de las calles Bogotanas, y tengo que contarles, ¡que grata sorpresa!, el i30 absorbe muy bien estas irregularidades, permitiendo un viaje más cómodo y placentero. No son muchos los vehículos que pueden presumir de tal suavidad, pues la tendencia de los fabricantes es poner suspensiones más deportivas, rines más grandes y llantas de perfil más bajo, los cuales mejoran el desempeño en curvas pero penalizan el confort, y dado que nuestras calles no son precisamente un "tapete de asfalto" esto es una gran ventaja respecto a sus competidores.

Durante el recorrido paso por varios tipos de vías, avenidas, calles, autopista, y también, debido a que es sábado y estoy en Bogotá D.C., nadie se sorprenderá con saber que tengo que pasar por diversos tipos de tráfico, desde un tráfico ligero (no mucho) hasta una gran congestión de vuelta. Esto me permite medir el consumo en diversas condiciones reales. 

Todo el recorrido de ida llevo activado el sistema Eco Drive que me indica el momento en que debo hacer el cambio para lograr un mejor consumo (por cierto, también debe modificar algunos parámetros del ECU pues la respuesta del acelerador cambia notablemente). Este se activa desde el computador de abordo, y puestos a ser exigentes le vendría muy bien un botón aparte para una mejor usabilidad.


Hablemos un poco del motor, se trata del Gamma de 1.6 litros y 127 caballos, con tiempo variable de apertura de válvulas en admisión y escape (D-CVVT en Hyundai), este sistema permite variar el momento en que las válvulas de admisión y escape son accionadas por el árbol de levas, por ejemplo a altas revoluciones son accionadas antes pues hay muy poco tiempo para que la mezcla aire-combustible entre en el cilindro, este motor también cuenta con un sistema de distribución variable, este sistema ubicado en el múltiple/colector de admisión posee unas mariposas que cierran un conducto y obligan a la mezcla aire-combustible a pasar por unos ductos más largos a bajas revoluciones, y por unos ductos más cortos a altas rpm, esto mejora el llenado de los cilindros y permite utilizar un fenómeno llamado "resonancia" para aprovechar una onda que rebota en las paredes del múltiple/colector y lograr una mejor eficiencia volumétrica en el motor. ¡Ya, prometo no ser tan técnico en el próximo párrafo!


Queríamos probar los números que arrojaba este motor en el Dyno, pero desafortunadamente el día de la prueba encontramos el taller del Señor Claudio Rozo cerrado, quedamos un poco desilusionados pero ya habrá otra oportunidad de probar el i30 en los "rodillos de la verdad". 

Por cierto, Hyundai ha decidido no traer el motor 1.6 con inyección directa que comercializa en otros países, ese motor entrega 135 caballos y promete un menor consumo. Sin embargo a nuestro mercado no llega, posiblemente por el bajo octanaje de nuestra gasolina y seguramente algo del tema de "rentabilidad" y amortización habrá influido. Es una lástima, sin embargo el 1.6 de 127 caballos (no pudimos comprobar cuantos entregaba) responde muy bien desde bajas revoluciones y tiene buenos "alientos" en altas rpm, se nota que los sistemas de tiempo variable de apertura de válvulas y distribución variable mencionados anteriormente logran muy bien su cometido. Este motor cuenta con cadena de repartición/distribución, así que será una preocupación menos para sus propietarios.

Procedemos entonces a seguir con nuestra prueba, vamos hasta el Portal del Norte y tomamos la Autopista Norte en dirección sur, nos encontramos con un gran "trancón", después de un lento recorrido llegamos al final de la autopista y nos desviamos un poco. Vemos el computador de abordo, este nos indica un consumo de 6.7 L/100 Km, hemos recorrido más de 30 kilómetros en ciudad y aunque es una distancia pequeña, nos da una idea de lo que puede lograr el i30, ¡Son 56.5 Kilómetros por galón! y con el aire acondicionado encendido durante todo el recorrido (vean en la foto que en Bogotá también puede hacer calor). Parte de ese excelente resultado es que el propietario del vehículo (gracias Iván) sigue los consejos del Tip del día y sólo usa gasolina extra (ojalá todos siguieran su ejemplo).

Sin embargo cabe anotar, que bajo ciertas circunstancias, se alcanza a producir "cascabeleo" y se alcanza a notar el avance de encendido que realiza el ECU para proteger el motor de ser destruido gracias a nuestra gasolina extra de ultra bajo octanaje. De todas formas la relación de compresión de este motor es de 10,5:1 y eso se nota.


De vuelta decido ir de pasajero en el puesto de atrás, ya les comenté anteriormente que hay bastante espacio, con mi 1.71 metros de estatura voy más que cómodo (no soy Jeremy Clarkson pero para nuestro mercado sirvo como referencia antropométrica),  el túnel central es poco voluminoso y el espacio es generoso en todas las direcciones, me agrada ver que hay tres apoyacabezas, pues en caso de un choque posterior, estos elementos de seguridad pasiva ayudan a reducir lesiones en las vertebras cervicales. 

Sin embargo ya que tocamos el tema de la seguridad, Hyundai queda en deuda en un par de elementos, primero está el cinturón de seguridad trasero para el ocupante del medio, pues es de sólo dos puntos (en otros mercados está equipado con uno de tres puntos), y luego el tema de los airbags, pues en Colombia no tenemos opción de pedir airbags laterales, de cortina (o incluso el de rodilla) que el i30 equipa en otros mercados y que nos van a proteger en caso de un choque lateral.

Equipado con todos estos elementos de seguridad, el Hyundai i30 logró la calificación más alta en las pruebas de choque de la EuroNCAP: 5 estrellas. En la siguiente imagen podemos ver que la estructura es muy sólida y no presenta deformaciones en el paral "A" (ese donde va el panorámico) ni en el área de pasajeros durante la rigurosa prueba de choque.

Por cierto, el baúl (el término correcto es portaequipajes, gracias Óscar), obviamente al ser un hatchback no podemos exigir el espacio de un sedán en este aspecto, sin embargo el i30 cuenta con 378 litros de capacidad, y eso es bastante para un automóvil sin "tercer volumen" y de 4.30 metros de longitud. Debajo encontramos una llanta de repuesto de menor tamaño, algo habitual en los últimos modelos.



Para finalizar quiero hablarles un poco sobre el diseño de Hyundai, llamado "Fluidic Sculpture" esta filosofía de diseño se inspira en el movimiento y la vitalidad de la naturaleza, así como la habilidad de adaptarse continuamente a los cambios en el entorno. De esta premisa nacen los diseños muy fluidos y dinámicos de los últimos modelos de Hyundai, y teniendo en cuenta los resultados que ha logrado el fabricante Surcoreano, parece que esta filosofía de diseño es el camino correcto. 

Su nuevo jefe de Diseño, el Alemán Peter Schreyer (quien anteriormente fue jefe de diseño en Kia y Audi) seguramente va a seguir sorprendiéndonos con esos trazos tan acertados en la casa Surcoreana.

Pero no sólo con un buen diseño se logran buenos resultados, la calidad de los últimos vehículos de Hyundai constantemente queda en puestos privilegiados en estudios de calidad como los realizados por J.D. Power, por poner sólo un ejemplo, en el estudio de calidad inicial llevado a cabo en Estados Unidos este año por J.D. Power, Hyundai logró posicionarse más arriba que marcas de muchísimo prestigio como Audi, Mercedes-Benz, BMW, Volkswagen o Mazda. Y aunque estos estudios no deben ser tomados al "pie de la letra" pues dependen de muchísimos factores, son un claro indicativo de la calidad que ha logrado Hyundai en sus productos.

Después de conocer todos estos aspectos del Hyundai i30, no me extraña sus excelentes resultados de ventas en Europa, y por qué ha logrado posicionarse como un sólido competidor del Volkswagen Golf, es un carro suave, confiable, económico de combustible, muy amplio, silencioso y con un precio muy competitivo, lástima que acá tenga que prescindir de algunos elementos de seguridad muy importantes, como la falta de Control Electrónico de Estabilidad y de tracción, la ausencia de airbags laterales, de cortina y de los apoyacabezas activos. Con estos elementos (que tampoco equipan la mayoría de vehículos de la competencia) se convertiría en uno de los modelos más completos y satisfactorios de la gama.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario