Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

domingo, 28 de mayo de 2017

La historia del Celebrity abandonado.


El asunto va más o menos así: cuando mi esposa comenzó la universidad, mis suegros le regalaron un Chevrolet Celebrity "casi nuevo", debía tener menos de 10.000 km en ese momento aunque ya tenía unos 15 años encima para cuando eso, era un carro que su anterior dueño apenas usaba y a ellos les pareció una buena oportunidad, lo que no sabían es que:

1. Ella se iba del país por varios años al terminar la Universidad y el Celebrity iba a quedar abandonado.
2.  A mi esposa le interesa tanto el tema de los carros como a mí el fútbol.
3. Seamos sinceros, en el mundo automotriz ese trasto carro no va a pasar al hall de la fama por su confiabilidad, ni por seguridad, ni por su eficiencia, ni por su diseño, ni por sus acabados, ni por su nivel de ingeniería, ni por su historia, ni por su legado... creo que ya entendieron mi punto.

Mi esposa se veía feliz cuando supo que el Celebrity se iba, al parecer no le tuvo mucho cariño.
Volvamos al presente, el Celebrity estaba abandonado en el garaje de los suegros, después de 7 años sin que se encendiera su motor, su función se limitaba a ser un pisapapeles gigante lleno de polvo, su interior se había convertido en el "cuarto de San Alejo", del tipo de -"¿Dónde guardamos la caja de herramientas?... dentro del Celebrity, ¿y la caja del televisor?... dentro del Celebrity"-, -"¿has visto la lijadora?... busca dentro del Celebrity"-. Así que este monumento a la mediocridad historia de los carros norteamericanos de finales de los 70 y principios de los 80 era más un problema que una solución, había que hacer algo y comenzó el brainstorming, o mejor dicho la lluvia de ideas:

Las dos primeras eran las más evidentes: -"arreglémoslo y de paso aprovechamos el 2.8 litros para ponerlo a correr cuartos de milla"- dije alguna vez, aunque el optimismo no me duró mucho, con 115 caballos ese motor de 2.8 litros tiene la potencia de un 1.6 litros, consume como la turbina de un Boeing 747 y tiene la confiabilidad de un Lada, eso y que la caja automática de tres velocidades no iba a colaborar mucho. -"Está bien, entonces solo arreglémoslo"-, pero después de tantos años quieto la batería estaba totalmente descargada, las llantas se habían desinflado, la gasolina se había deteriorado (con el tiempo la gasolina se va degradando debido al efecto de la oxidación, a la volatilidad y a la condensación de agua) y el aceite debía tener la misma capacidad de lubricación que la miel de abejas, se requería nuevo aceite de transmisión, líquido de frenos, desarmar el sistema de alimentación etc. Mi esposa se rindió cuando escuchó las dos primeras, no le tenía mucho aprecio al Celebrity... de haber sido un Corolla AE86 o un Serie 3 E30 yo hubiese derramado sangre sudor y lágrimas por arreglarlo, al Celebrity nunca lo conocí funcionando y por tanto ni le tenía valor sentimental.

Con 1450 kg de masa, en una época en que los carros apenas tenían equipamiento y no debían pasar pruebas de choque, comencé a sospechar si el interior estaba hecho de mármol y granito, una breve inspección confirmó que no.

domingo, 21 de mayo de 2017

Prueba comparativa: Volkswagen Jetta GLI (MK6) vs BMW 320i (F30)


En la gama de los compactos premium el Serie 3 no siempre ha ostentado el titulo de "rey" de los sedanes deportivos, durante las últimas cuatro décadas ha sido desafiado y en algunos momentos incluso ha perdido su corona tras duras batallas contra sus competidores; no obstante cuando se trata de deportividad, el Serie 3 continúa siendo la referencia del mercado, es el benchmark por excelencia, esto ha atraído a multitud de retadores que desean un pedazo del pastel de ese segmento, así es como este Volkswagen llega desde la región Alemana de Baja Sajonia directo a desafiar al Bávaro de la Bayerische Motoren Werke, contando con una mecánica de origen Audi, más potencia y una ventaja en precio como sus principales armas.

El Volkswagen Jetta no es un competidor directo de la Serie 3 de BMW, pero entre ambos hay más similitudes de las que uno podría creer, ambos son sedanes compactos con apenas 2 cm de diferencia en su longitud (4,63 m el BMW y 4,65 m el Jetta), mecánicamente ambos tienen motores de 2.0 litros, con cuatro cilindros, 16 válvulas, turbocompresor e inyección directa, ambos echan mano de cajas automáticas ultra rápidas, ambos pertenecen a una marca Alemana y para completar la diferencia de precio entre uno y otro es de solo 16,5%. Así que el comprador de uno podría considerar el otro, por lo que se justifica evaluar a este par de sedanes en varios aspectos: rendimiento, comodidad, seguridad, y relación precio/producto. (BMW Serie 3 sedán, 2017; Jetta GLI - Ficha técnica, 2017).


El Volkswagen Jetta GLI es la versión más potente y equipada que se puede comprar en Colombia de este modelo, en cambio el BMW 320i es la versión de acceso a la Serie 3, ambos modelos llevan algunos años en el mercado, el Jetta de sexta generación fue presentado como año-modelo 2011 y el Serie 3 (también de sexta generación) fue presentado como año-modelo 2012, así que son caras conocidas; tanto BMW como Volkswagen han actualizado sus respectivos compactos para mantenerlos al día, algunos cambios como los realizados en el diseño han sido tan sutiles que encontrarlos es como el juego de "encuentra las 10 diferencias".

Algunos cambios ni si quiera se ven, pero no por eso dejan de ser importantes, por ejemplo Volkswagen realizó modificaciones estructurales en el Jetta para el año-modelo 2015, gracias a los cuales pudo mejorar la calificación de "marginal" a "good" en la exigente prueba de choque "small overlap front" del IIHS (2017 Volkswagen Jetta - IIHS Ratings, 2017); BMW hizo lo mismo en la Serie 3 para el año-modelo 2017 y también subió su calificación de "marginal" a "good" en la misma prueba (2017 BMW 3 Series - IIHS Ratings, 2017), dicho sea de paso, sacar una buena calificación en esta prueba no es requisito para que el vehículo se pueda vender en Estados Unidos, así que los cambios realizados por BMW y Volkswagen son un buen ejemplo de como una prueba de choque de una organización independiente puede llegar a ser tan influyente en los compradores que los fabricantes deben tomar cartas en el asunto e invertir sumas considerables de dinero para lograr una buena calificación en seguridad.


Rendimiento.
En éste rango de precios las SUV han saturado el mercado, desde mini-SUV premium como la Q3, GLA y X1, hasta SUV pequeñas como la RAV4, Escape, CX-5, etc, e inclusive una que otra mid-size SUV; así que los sedanes deportivos ahora son la minoría y la razón por la que un comprador tendría como opción a uno de ellos es porque le gusta conducir, porque valora la potencia y la estabilidad o porque sencillamente no tiene ningún complejo de querer ir más alto que los demás no necesita la altura libre al piso de una SUV.

El 320i y el Jetta GLI usan motores de 2.0 litros con turbocompresor, en ambos casos la aceleración es muy superior a cualquier SUV de esa gama de precios, inclusive la Ford Escape que por potencia es la "corredora" del grupo, solo vería las luces traseras de estos sedanes Alemanes en cualquier carrera de aceleración, ni decir lo qué pasaría al llegar a la primera curva, donde las carrocerías con un centro de gravedad más bajo de este par de Alemanes y unas suspensiones muy bien afinadas les permitirían pasar a velocidades en las cuales las SUV seguramente terminarían estampadas contra el guardarail del carril contrario; y hablando de distribución de pesos, esta una característica influyente en la conducción de un vehículo, en el caso del GLI con caja DSG es de 59,4/40,5% adelante/atrás (Volkswagen Jetta GLI - Track sheet, 2011), el BMW tiene una distribución de pesos de 50/50% (BMW 320i - Track sheet, 2013), esto merece una explicación técnica y su respectiva advertencia: Atención el contenido con fondo beige presentado a continuación es bastante técnico, tiene un par de ecuaciones y podría no ser del gusto de todo el mundo, quedan advertidos.

sábado, 29 de abril de 2017

Especial BMW Serie 3 - BMW 320i F30 - Parte2: Conducción y consumo de combustible.


El BMW 320i Sport color Alpineweiß me esperaba en el parqueadero, mis encuentros con los Serie 3 siempre han sido algo que trato de disfrutar al máximo, no puedo disimularlo soy un fanático de este carro desde hace mucho tiempo, mientras admiraba el diseño del 320i recordé algo que me había pasado años atrás, tenía 11 años a comienzos de 1994 y estaba viendo un libro-folleto del Serie 3 E36 que había llegado desde Alemania, no entendía nada de lo que decía pero estaba hipnotizado viendo las fotos de ese carro, había algo que lo hacía especial y diferente a los demás carros de las otras revistas que habían llegado junto al folleto, no puedo recordar lo que pensé exactamente pero sí sé que fue un gusto inmediato, un gusto que ha durado desde aquellos días.

De vuelta al 2017 me subí al 320i y salí del parqueadero familiarizándome con sus mandos, me detuve al final de la rampa de salida y el Serie 3 se apagó, ¡cierto!, este carro tiene "Auto Start/Stop", me asombró que aunque el motor llevaba poco tiempo encendido ya estuviera funcionando este sistema, que si no es del gusto de uno se puede desactivar, aunque preferí dejarlo encendido, primero la eficiencia.


Los primeros kilómetros de la prueba coincidieron con la salida en masa de miles de personas por el inicio de Semana Santa, la Autopista Norte parecía evacuando a media ciudad durante un apocalipsis zombie, por lo que nuestro recorrido inicial hacia Chía no fue el más propicio para lograr un consumo eficiente, aún cuando el sistema Start/Stop trabajaba arduamente en los intervalos arranque-pare-arranque para evitar el gasto innecesario de combustible; el funcionamiento es muy rápido, mientras el motor está apagado solo con soltar el pedal del freno o mover el volante se enciende automáticamente el motor.

Normalmente los sistemas de este tipo funcionan solo cuando se cumplen ciertas condiciones de carga de la batería, temperatura de motor, temperatura del climatizador, posición del volante y presión sobre el pedal de freno, el Start/Stop está diseñado para ahorrar combustible pero también para no interferir con otros sistemas del vehículo o drenar la batería innecesariamente, el algoritmo que decide apagar el motor también tiene en cuenta si la última detención ocurrió hace muy poco y podría "decidir" no apagar de nuevo el motor para preservar la batería, sin embargo durante la mayoría de la prueba el sistema funcionó todo el tiempo a menos que yo lo desactivara manualmente seleccionando el modo Sport o a través del respectivo botón A OFF.


Todo el camino llovió, el sensor de lluvia con encendido de luces automático se adaptaba a los cambios de intensidad en la lluvia, afortunadamente la congestión ya se estaba disipando, un carro como el 320i no merece estar estancado en medio del tráfico, está hecho para disfrutarse, está hecho para quienes manejar es un placer.


Mientras estaba en el denso tráfico, la serenidad de la cabina del Serie 3 y la lluvia causaron un efecto somnífero en mis acompañantes, lo que me dio tiempo para pensar en los factores que llevarían al comprador de un Serie 3 a elegirlo entre tantas opciones, el 320i tiene muchos competidores, algunos que no son de su segmento pero que están como alternativa por lo que cuestan, a la larga el precio extra que supone un sedán deportivo de lujo no es fácil de justificar para todo el mundo, vivimos en una época donde hay sedanes compactos muy bien hechos por la mitad del precio de un Serie 3, algunos con equipamientos y niveles de seguridad a la par con los sedanes de lujo; pero no se trata solo de lo que obtenemos en seguridad, equipamiento o del estatus que supone este carro, se trata también de las sensaciones al volante, la deportividad, la tracción trasera, el balance de pesos... el placer de conducir, estas son las razones que justifican un Serie 3, es una compra emocional cierto, pero muchas cosas en la vida sobrepasan la razón y los sedanes deportivos de lujo son una de ellas.

martes, 25 de abril de 2017

Especial BMW Serie 3 - BMW 320i F30 - Parte1: Interior, nuevos motores y seguridad.


Hace poco alguien me preguntó cuál era mi carro preferido, le respondí: -"El McLaren F1 LM de 1995 sin duda"-, esa persona replicó: -"bueno vale, pero si tuvieras que elegir un carro para el día a día entre X y Y millones de pesos, ¿cuál sería?"-, después de pasar por un par de rangos de precios llegamos a las cercanías de los 100 millones, donde hay sedanes, cupés, SUVs, y todos con muy buenos argumentos, sin embargo no tuve que pensar mucho en el entretenido ejercicio mental cuando respondí: -"Escogería el BMW de la Serie 3"-.


Esta respuesta la he repetido por años, pero hasta la última generación (llamada F30) era frecuente que yo agregara -"el BMW Serie 3 no es un carro para todo el mundo"-, ¡a ver! pensarán ustedes, ¡pues es que es un sedán de lujo con un precio de nueve cifras, claro que no es para todo el mundo!, pero no es por eso, es porque el Serie 3 ha sido tradicionalmente un verdadero sedán deportivo con los aspectos positivos y negativos que eso conlleva, algunos por ejemplo sacrificaban el espacio interior o el confort de marcha en pro de una conducción deportiva, pero como veremos más adelante ,algunas características inherentes de estos BMW han cambiado en los últimos años, ahora el Serie 3 es un carro para todo el mundo... que lo pueda pagar.


El BMW de esta prueba es un 320i 2017 con código de chasis F30, perteneciente a la sexta generación de la Serie 3 que apareció en el 2012, no obstante BMW ha ido actualizando este modelo en muchos aspectos para mantenerlo al día, en el 2015 sufrió la actualización más notable con la inclusión de nuevos sistemas de ayuda a la conducción, cambios en algunas piezas del interior y la incorporación de una nueva familia de motores como el cambio más relevante de todos, debido a que los verdaderos fanáticos de BMW saben apreciar sus motores, aquí me voy a detener un poco.

¡Advertencia!: a continuación encontrará una explicación técnica que podría no ser del agrado de todo el mundo, si quiere omitirla baje hasta donde dice "Interior".


miércoles, 22 de marzo de 2017

BMW i3 - Un día con un carro eléctrico en Bogotá - Parte 2


Para finalizar la prueba nos dirigíamos a tomar unas fotos cuando una reinterpretación moderna del diluvio aconteció en la ciudad, afortunadamente no duró 40 días sino 40 minutos, los cuales fueron suficientes para postergar la sesión fotográfica y para que mi acompañante preguntara sobre la capacidad del eléctrico Alemán para circular por alguno de los hidrocorredores viales que se forman en Bogotá cada vez que llueve por más de una hora, -¿En el futuro la Avenida Séptima se sigue inundando?-, preguntó mientras yo salía del modo ECO PRO+ para encender de nuevo el climatizador.


No respondí en ese momento, pero recordé uno de los videos sobre el desarrollo del i3 el cual me asombró de sobremanera, tanto el i3 como el i8 fueron sometidos a múltiples pruebas para evaluar su capacidad de evitar filtraciones de agua hacia sus baterías al pasar por un nivel considerable de agua a diferentes velocidades; si alguna vez tuvo dudas sobre la capacidad de este BMW para sortear cantidades considerables de agua, la siguiente secuencia de imágenes de seguro las disipará, por cierto el video lo pueden ver acá:

Tal vez hayan visto que los fabricantes con frecuencia replican partes de circuitos o autódromos famosos alrededor del mundo para evaluar sus vehículos, acá pareciera que hicieron lo mismo, pero en cambio de emular el karussell del Nürburgring, seguramente se inspiraron en la avenida Boyacá durante un día lluvioso.
Y en Alemania no se olvidaron de la carrera Séptima...