Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

sábado, 10 de agosto de 2013

Mazda BT-50 4x4 - Prueba de ruta - Parte 1


Casi siempre que veo una camioneta o un SUV que tiene versiones 4x2 y 4x4 recuerdo una frase que leí en una prueba de Motor Trend hace años: ¿Hasta dónde puede llegar un 4x4 que no pueda llegar un 4x2?. Respuesta corta: Mucho más allá.


Primero repasemos un poco la historia de esta camioneta. La Mazda BT-50 es un facelift de la sexta generación de la Mazda B-Series, es decir una evolución de la Mazda B-2600. Esta camioneta también se comercializó en Colombia y algunos mercados como la Ford Ranger (también se llamó Ford Curier y Ford Everest). Sin embargo la última generación de la Ford Ranger ya no tiene su equivalente en Mazda, debido a que Mazda y Ford ya finalizaron su Join Venture.


En Colombia apareció a mediados de los 80, aunque en realidad esa generación data de 1975; A nivel global la primera Mazda de la Serie B fue en realidad la cuarta generación de esta camioneta, en esa época ya se comenzaba a vislumbrar la calidad de fabricación japonesa y aún hoy, casi 30 años después muchas siguen rodando en nuestras calles (Foto izquierda). En esos años la camioneta tenía un motor de 2.0 litros (Mazda FE) de 80 caballos, muy similar al que tenían los Mazda 626 de la época. La camioneta se ensambló acá en Colombia, al igual que las generaciones siguientes.

En 1987 apareció la siguiente generación (foto de la derecha), con motor de 2.0 litros (B2000), posteriormente con el motor de 2.2 litros (B2200) y en 1995 aparece en nuestro mercado con el motor de 2.6 litros (B2600). Los dos primeros alimentados por carburador y el último ya con un sistema de inyección electrónica, motor muy similar al que tiene actualmente la BT-50 que protagoniza esta prueba.


Ahora sí comenzamos nuestra prueba; la Mazda BT-50 que voy a probar es la 4x4 con motor a gasolina y eso tiene sus ventajas, está muy bien insonorizada, no se sienten las vibraciones propias de los motores diésel y la respuesta es muy lineal, sin embargo la altura sobre el nivel del mar penaliza la potencia y el torque de este motor atmosférico. (prueba realizada en Bogotá D.C. a 2640 msnm).


Hablemos un poco del motor, como mencioné anteriormente es de gasolina con 2.6 litros, respira a través de 12 válvulas (3 por cilindro), código interno G6, es un motor de carrera larga muy enfocado a producir torque a bajas RPM, de hecho la potencia máxima la logra apenas a 4500 rpm (¡Como muchos diésel!!!), eso se nota mucho al manejar la camioneta, bastante torque a bajas y sobre todo a medias RPM y a pesar de las 12 válvulas es un motor que encuentra su "zona de confort" antes de la zona de potencia máxima.

El diseño de este motor ya tiene sus años, es un motor que ha sido probado a los largo de muchos países y muchos kilómetros, por lo que su confiabilidad está más que probada. Obviamente Mazda ha hecho las debidas actualizaciones para mantenerlo competitivo y cumple su tarea dignamente. Puestos a ser exigentes le hubiera venido bien un poco más de potencia en altas rpm, de pronto con una culata con Dóble Árbol de Levas (DOHC), sin embargo esto posiblemente hubiese penalizado la respuesta en bajas rpm.

Debido a la configuración de carga de estas camionetas, normalmente uno espera que la suspensión trasera sea bastante "saltona" cuando no se lleva carga, pero en este caso puedo reportar que es más suave que la Nissan Frontier NP300 y que la Toyota Hilux (en versión 4x4 pues aún no he conducido la 4x2). Dejando a un lado la Amarok es posible que la Mazda BT-50 sea la más cómoda de suspensión entre todas las camionetas livianas. Sin embargo esta comodidad no penaliza su capacidad de carga total, que es de 1087 Kg.


La caja está muy bien relacionada para amplificar el torque del motor, sin embargo el tacto de la palanca es el que habitualmente encontramos en camionetas de este tipo: recorridos largos y poco precisos que prefieren ser engranados sin prisas.

La primera es cortísima, y se puede acortar aún más con el "bajo" o reductora; haciendo una cuenta rápida, la primera reduce el giro del motor 19,6 veces! (lo normal es un valor cercano a 12), con el bajo se reduce 43,3 veces!!!, ¿qué quiere decir esto?, que de los 21,6 Kg.m de torque que produce el motor, estos se multiplican a través de la caja, la reductora (bajo) y el diferencial hasta unos 936,6 Kg.m. o en términos más coloquiales, el motor originalmente produce el torque equivalente a un perro labrador haciendo fuerza con su peso en una barra de un metro, pero al final de todos los engranajes, produce la fuerza equivalente a un Chevrolet Spark empujando con su peso sobre una barra de un metro de longitud. ¿Necesita pasar por una pendiente llena de barro mientras remolca su trailer?, ¡No hay problema!

Durante la prueba tengo la oportunidad de evaluar los diversos escenarios por los que se desenvuelven estas camionetas, aunque hay muchas circulando en ciudad sin estrenar su completo sistema de tracción 4x4, también hay muchas de ellas circulando en ambientes difíciles, y es aquí donde la BT-50 brilla por su naturaleza. Pues aparte de la generosa altura sobre el piso (207 mm para la versión 4x4), cuenta con un sistema 4x4, con bajo, diferencial de deslizamiento limitado y rueda libre automática (no es necesario bajarse de la camioneta para engranar la "doble" y de paso llenarse de barro).



Y aquí retomamos la pregunta del principio (¿la recuerdan?... ¿Hasta dónde puede llegar un 4x4 que no pueda llegar un 4x2?) y la respuesta la encontramos tratando de buscar tracción sobre una pila de triturado, con tracción en dos ruedas la camioneta quedaba fácilmente atascada, pero con sólo accionar el sistema de tracción permanente podíamos salir del problema sin esfuerzo. No es que uno todos los días se encuentre con una pila de triturado y decida estacionarse ahí, pero esto nos da una clara idea que convierto en un consejo: Si va a transitar por terrenos difíciles no basta con buena altura sobre el piso y unas llantas con grandes "tacos", sencillamente busque una 4x4.


Después de probar el completo sistema de tracción, salimos de la obra y tomamos la Autopista Norte (muy frecuente en estas pruebas del Tip del día), aquí la camioneta se siente bastante cómoda, suave y bien insonorizada, ya está cayendo la noche y decidimos tomar la circunvalar (otra ruta frecuente), la iluminación es muy generosa y la camioneta goza de una buena estabilidad en curva, ayudada en parte por las llantas de 255 mm de ancho montadas sobre rines de 16 pulgadas.. El pedal de freno tiene un tacto engañoso, en principio se necesita presionarlo un poco más de la cuenta, pero es muy modulable y los frenos con ABS son bastante efectivos.

Hasta aquí la primera parte, en la siguiente entrega les voy a hablar sobre el interior, la seguridad, el consumo y el precio de los repuestos.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario