Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

domingo, 22 de septiembre de 2013

Cambio de discos y pastillas - Daewoo Racer/Cielo/Nexia - Chevrolet Corsa - Opel Kadett


En muchas ocasiones he escuchado frases como: "¿Qué puedo hacer para mejorar los frenos de mi Racer/Cielo?", o "mi carro ya no frena igual, qué puedo hacer para mejorar esto?. El problema está cuando la mayoría de personas se limitan únicamente a cambiar pastillas, líquido de frenos y ajustar bandas. Los frenos necesitan mucho más que esto.

Quiero comenzar diciendo que el sistema de frenos no es lo único que influye en detener un vehículo, la suspensión, el reparto de frenado (diferencia de fuerza que ejercen los frenos adelante y atrás) pero sobre todo las llantas son elementos que influyen en que podamos frenar un vehículo con seguridad. Sin embargo entre los elementos del sistema de frenos también existen grandes diferencias en materiales y calidades, así por fuera se vean igual. Y los discos y pastillas son elementos esenciales de este sistema que deben estar en perfectas condiciones.

Así que en este tip del día me voy a centrar en el cambio de pastillas y discos de freno, es un procedimiento muy sencillo que puede ser realizado en casa con las herramientas adecuadas.

Para continuar leyendo hacer clic en "Más información >>"
Primero ubicamos el vehículo en una superficie plana, por seguridad es importante que pongamos unos tacos de madera en la llanta de la esquina opuesta a la que vamos a retirar. Esta es la vista que tendremos cuando quitemos las llanta. 

Después giramos el volante hacia el lado exterior, es decir en la llanta izquierda hacia la izquierda y en la llanta derecha... sí, hacía la derecha. Aquí procedemos a retirar unos "guardapolvos" metálicos que cubren el tornillo Allen de 10 mm. Acá en Colombia a los tornillos con cabeza hexagonal interna los llamamos Bristol, sin embargo aprovecho para hacer un paréntesis y explicar que las llaves hexagonales en milímetros se llaman Allen y las que vienen en pulgadas se llaman Bristol; aunque el sistema original es Alemán y se llama Inbus.


Desmontar estos tornillos es relativamente fácil, aquí les recomiendo una buena llave Allen pues normalmente estos tornillos son algo complicados de quitar después de tantos ciclos de frío-calor, y una llave de poca calidad terminará dañándose y de paso dañando el tornillo.

Después retiramos los pasadores de la mordaza, estos deberían ser reemplazados cada vez que se retiran de la mordaza, y ya con esto podemos retirar la mordaza y tener acceso a las pastillas de freno.

Para hacerlo nos podemos ayudar con un destornillador phillips (de estrella) y un martillo.

Aquí es muy importante que cuando retiremos la mordaza no la dejemos colgando de las mangueras que llevan el líquido de frenos, pues estas podrían rasgarse o debilitarse y esto se podría convertir en un problema de fiabilidad y seguridad después.

Ahora procedemos a retirar el disco, quitamos el tornillo que une el disco al bocín o porta mangueta y retiramos el disco. Aquí podemos ver la diferencia de ambos discos.

Debido a que las pastillas se ven desgastando, y a que estas siempre están completamente presionadas contra el disco de freno, el pistón de la mordaza se va ajustando a medida que se van desgastando las pastillas, así que va a estar salido y las nuevas pastillas no van a entrar fácilmente, entonces primero debemos retraer el pistón de la mordaza, con algo de fuerza en las manos se pueden devolver a su posición original, si no, debemos ayudarnos con un taco de madera y algo de palanca que no vaya a dañar la superficie del pistón o el "guardapolvos".

Una vez que los pistones estén retraídos, ya podemos ubicar las nuevas pastillas de freno, no olvidemos los pasadores y las platinas o resortes de ajuste, si no después tendremos que volver a ensamblar. Algunas pastillas de freno tienen un derecho, en la caja está marcada cuál es la posición correcta. Si las ponemos al revés podríamos tener problemas de ruidos o vibraciones después.
Antes de poner el nuevo disco de freno, debemos limpiar muy bien la superficie del bocín, y después aplicar un poco de grasa resistente a altas temperaturas, esto va a evitar que el óxido aparezca fácilmente.
Ubicamos el disco y los aseguramos con un tornillo, este tornillo debería reemplazarse con cierta frecuencia. En este caso conseguí los originales GM - DAT.
Ubicamos la mordaza en su lugar y la ajustamos con sus respectivos tornillos hexagonales. No debemos olvidar poner los guardapolvos de estos tornillos.


Ya podemos apreciar el proceso terminado, lo siguiente es una parte muy importante del proceso y es el "asentamiento" de las pastillas contra el disco. Lo explicaré por etapas:

Inicialmente vamos a tratar de frenar suavemente los primeros kilómetros, después de unos 50-100 Km podemos buscar un lugar donde hacer frenadas desde unos 60-80 Km/h hasta unos 20 Km/h, para después soltar el freno y hacer esto un par de veces. Lo que se busca con esto es que parte del material de fricción de las pastillas se adhiera a los discos de freno uniformemente.

En ocasiones puede ocurrir que con los discos de freno muy calientes, se realice una frenada hasta detenerse completamente y se deje presionado el freno, esto puede ocasionar que parte del material de fricción de las pastillas se adhiera más en una zona del disco de freno, y aquí pueden comenzar las vibraciones y los ruidos. Por eso es mejor evitar este tipo de acciones en los primeros kilómetros de vida de los discos y pastillas.

Días anteriores a este cambio ya había realizado un mantenimiento completo de las mordazas, cambiando O'rings o sellos de pistón, capuchones y líquido de frenos, ya he recorrido casi 1000 Km desde que hice esta modificación y les puedo asegurar que el cambio ha sido notable, tanto el tacto del pedal como en la potencia de frenado, ¡Vale la pena!.

1 comentario:

  1. muy bueno , me ayudo bastante ya que despues de tener varios autos estoy acostumbrado a hacer el manteniminto. pero este modelo no lo conocia.gracias.

    ResponderEliminar