Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

sábado, 17 de enero de 2015

Mercedes-Benz ML250 BlueTEC - GLE


En nuestro mercado no era muy habitual mezclar las palabras "lujo" y "acpm" en la misma frase, esa herejía lingüística era casi como mezclar "guarapo" con "Sauvignon Blanc", pero si alguien sabe una o dos cosas sobre poner motores diésel en automóviles y SUV es Mercedes-Benz, llevan años haciéndolo y muy bien; así que cuando supe que iba a manejar la última interpretación de la Clase M con motor diésel ya tenía una idea de lo que iba a encontrar... excelencia.

La Clase M de Mercedes-Benz apareció en el año 1997 (código W163), recuerdo haber visto las fotos de los prototipos un par de años atrás y vaya que eran asombrosos, muy avanzados y con unas formas muy orgánicas que se escapaban de lo tradicional en el diseño de la casa Alemana por esos días. Esa primera generación de la Clase M apareció también en la película "Jurassic Park - El mundo perdido" y desde el inicio fue de amores y odios, por una parte ganó muchos premios y logró un buen número de ventas sobre todo en el mercado norteamericano sediento de SUVs y camionetas, pero también recibió muchas críticas por la calidad de sus materiales y ensamblaje que no estaba a la altura de otros modelos de Mercedes-Benz.


La segunda generación (W164) aparece en el 2005 con un notable incremento en la calidad de los materiales y acabados, también hay un cambio importante a nivel estructural pues el chasís deja de ser de tipo escalera/largueros y travesaños y da paso a un sistema de tipo monocasco (similar al que encontramos en la mayoría de automóviles). Sin embargo la tercera generación daría el mayor salto generacional que había visto la Clase M.


La bóveda de un banco.
Lo primero que noto al encender el motor es... ¡Qué no lo noto!... ¡Pero si es un diésel!!!, ¿dónde está el sonido a "pandereta"?, ¿y las vibraciones?, ¿habrán puesto un letrero de CDI a un motor de gasolina?, no creo, son Alemanes; pero lo cierto es que en Mercedes-Benz invirtieron una gran cantidad de tiempo y dinero en mejorar los niveles de NHV (Ruido, vibraciones y asperezas por sus siglas del inglés) en la nueva Clase M, para lograrlo intensificaron el programa de pruebas durante su desarrollo, la rigidez del chasís se probó hasta el cansancio con máquinas que simulaban hasta 300.000 Km de conducción exigente (pudieron haber venido a Bogotá que el resultado hubiera sido el mismo); algunas de las medidas implementadas incluyen soportes de motor activos los cuales reducen las vibraciones que llegan al interior, lo cierto es que les ha funcionado y me creo la afirmación de Mercedes-Benz acerca de tener el SUV más silencioso de su clase, debe ser como estar dentro la bóveda de un banco (aunque nunca he estado en una).

Explicación técnica - Soportes de motor activos (Magnetoreológicos).
Los motores tienen una cantidad de piezas en movimiento que producen vibraciones, aparte cuando aceleramos, frenamos o al dar una curva se producen fuerzas que a su vez producen movimientos relativos entre el motor y la carrocería. 

Para reducir estas vibraciones y movimientos del motor se utilizan los soportes del motor que unen a este con la carrocería, generalmente son una pieza metálica (rígida) con un elemento aislante interno (polímero) el cual atenúa las vibraciones y mantiene el motor en su sitio. Si son de material blando pueden atenuar mejor las vibraciones (de ciertas frecuencias) pero permiten un mayor movimiento del motor lo que puede afectar la estabilidad del vehículo, en cambio si son demasiado rígidos (como en un carro de carreras) soportan mejor el motor pero transmiten una mayor cantidad de vibraciones.

Fluido magnetoreológico respondiendo a la aplicación de un campo magnético
Los soportes de motor activos pueden variar su dureza de acuerdo con los requerimientos y así mejoran los niveles de NHV y la estabilidad del vehículo; estos soportes están diseñados para reducir las vibraciones que en el caso de un vehículo pueden ser más deterministas que aleatorias por la cantidad de factores que influyen, aún así este sistema provee una fórmula muy efectiva en un amplio rango de frecuencias; funcionan a través de una centralita/computador/módulo que envía una señal a los soportes para que estos se hagan más "duros" o "suaves" dependiendo de las necesidades. Esto se logra variando la intensidad del campo magnético del fluido magnetoreológico que responde haciéndose más o menos denso a punto de volverse viscoelásticamente sólido.


Al conducir la sensación de solidez, la insonorización y la suavidad son los atributos más notorios, la dirección está hacia el lado "suave" del espectro, algo muy poco común en los Mercedes-Benz y en general en los carros alemanes, sin embargo hay que aclarar que este es un modelo pensado con el mercado Norteamericano en mente (de hecho se fabrica en la planta de Mercedes-Benz en Tuscaloosa - Alabama) y allá son más apreciadas estas direcciones muy asistidas.


Motor
La respuesta del motor es muy lineal para ser un diésel, no es de esos motores explosivos en un rango muy pequeño de rpm aunque como era de esperarse tiene un empuje más notable entre 2500 y 3500 rpm, esta versión cuenta con 204 caballos que extraen de un pequeño cuatro cilindros de poco más de 2.0 litros (2143 [cm^3]) de cilindrada, el pequeño pero potente motor tiene que mover 2150 [Kg] y lo cierto es que lo hace muy bien, para quien busque una conducción tranquila y eficiente con poco consumo y una buena capacidad para adelantar este es el motor. Para quien busque un poco más de aceleración (sacrificando ligeramente el consumo) Mercedes-Benz tiene la opción 350 BlueTEC que tiene un diésel de seis cilindros con 3.0 litros y 254 caballos.


No alcancé a realizar una prueba de consumo pero el computador de abordo mostraba un promedio de 10,4 [L/100 Km], que son unos 37 [Km/galón] en ciudad y con un motor que tiene poco rodaje. Mercedes-Benz logró un consumo homologado de 5,8 [L/100] así que cifras alrededor de los 50 [Km/galón] deben ser perfectamente posibles.

Esta versión incorporaba de serie el sistema "ECO Start/Stop" que apaga el motor cuando nos detenemos, el aire acondicionado funciona por unos segundos, apenas levantamos el pié del acelerador el sistema enciende rápidamente el motor, este sistema ayuda a reducir el consumo de combustible y puede desconectarse oprimiendo el botón "ECO" ubicado en el tablero de instrumentos.


Parte de la buena respuesta del ML250 BlueTEC está en su caja de cambios, que es una 7G-Tronic de siete velocidades y dos reversas (la segunda reversa tiene una desmultiplicación menor y se activa en el modo de invierno) la caja se acciona a través de un curioso selector al lado del timón que puede confundir al principio. La transmisión tiene un buen desempeño, cambia suavemente aunque no es tan rápida, en ese aspecto queda lejos de la ZF de 8 velocidades que tiene BMW (en mi concepto la referencia en cuanto a suavidad y velocidad entre las cajas automáticas con convertidor de par y engranajes epicicloidales) y tampoco está al nivel de las cajas de doble embrague de Audi y Porsche.


Interior
El interior es bastante espacioso, incluso para personas que sean muy altas (como no es mi caso), pero de seguro alguien que sobrepase los 1,90 [m] de estatura encontrará bastante espacio para la cabeza en la cabina del ML, los materiales del interior son de una calidad exquisita, en ese aspecto está por encima de sus competidores, inclusive sobre los encontrados en el BMW X5 (curiosamente ambos fabricados en Estados Unidos). Esta versión no contaba con la opción de sillas con calefacción y aire acondicionado, sin embargo si son de accionamiento eléctrico.

En el centro del tablero encontramos una pantalla de 7" desde la cual podemos acceder a todos los menús del sistema COMMAND, con un disco duro de 10 GB, Audio Streaming y Bluetooth


Siguiendo con lo visto en la cabina el portaequipajes es inmenso, 690 litros de capacidad sin abatir los asientos, ¡para que se hagan una idea es más de tres veces el portaequipajes de un Nissan March! y sin abatir los asientos traseros que en caso de hacerlo sube hasta los 2010 litros de capacidad. Afortunadamente debajo del tapete encontramos una llanta de repuesto, pues hoy en día los fabricantes optan en muchos casos por llantas Run-flat, más duras, costosas y en caso de que el daño a la llanta sea grave nos veremos en la obligación de pedir una grúa. 


Seguridad
Hay una característica común a los modelos de Audi, BMW y Mercedes-Benz en nuestro mercado y es que los Alemanes cobran por cualquier accesorio extra: ¿THERMOTRONIC?, ¿kit de memorias?, ¿asientos climatizados?, en este caso todos son elementos opcionales; sin embargo cuando se trata de seguridad desde los más básicos A1, Serie 1 o Clase A, estos cuentan con todos los elementos de seguridad activa y pasiva que debería tener un carro moderno.

Es algo de admirar de los fabricantes Alemanes y el ML no es la excepción pues hablando sólo de seguridad pasiva la Clase M cuenta de serie con doble airbag frontal, airbags laterales, airbags de cortina, cinturones de seguridad delanteros ¡y traseros! con pretensionadores y limitadores de carga.


¿Y eso qué tan seguro es?
En el año 2012 la IIHS (Insurance Institute for Highway Safety), introdujo una nueva prueba de choque llamada small overlap crash test, esta prueba ha sido el dolor de cabeza para los fabricantes por la severidad de la misma y los esfuerzos a los que es sometida la estructura del vehículo pues todo el impacto es contra una barrera rígida de 5 pies que simula un choque contra un árbol o un poste, en esta prueba el Mercedes-Benz ML obtuvo la calificación más alta (Good) y se convirtió en uno de los pocos SUV de tamaño medio en pasar esta difícil prueba. Aquí se puede ver el vídeo oficial de la IIHS.


En definitiva, para quien busque un SUV de lujo, seguro, con mucho espacio interior, comodidad y buen rendimiento de combustible esta es el modelo para escoger.

El nuevo nombre, ahora es GLE.
Algunos habrán notado que el título de la prueba dice "GLE" al final, y es porque la confusa nomenclatura de Mercedes-Benz en sus SUV ha cambiado, aunque al principio puede costar un poco para adquirir la nueva costumbre, los cambios son los siguientes:

El GLA continúa llamándose así, el GLK se llamará GLC, ML ahorá será GLE, GL ahora se llamará GLS y la Clase G continúa inalterada, si lo pensamos más detenidamente tiene su lógica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario