Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

sábado, 18 de julio de 2015

Mercedes-Benz Clase C - Parte 1 - Historia


Es sábado por la mañana y debo madrugar, por un momento pienso que esto no es lo mío, hasta que recuerdo la razón por la que me despertado temprano, voy a realizar una prueba de las que más me gustan, ¿un carro Alemán?, no, es mejor que eso: dos carros Alemanes, más específicamente las dos últimas generaciones del Mecedes-Benz de la Clase C: W204 y W205, ¿comenzamos?.

El Mercedes-Benz de la Clase C no la tiene fácil hoy en día con la competencia, recapitulemos brevemente con quien viene a pelear este compacto premium: Desde Baviera llega el carro que durante los últimos treinta años ha sido considerado como el benchmark de su segmento: el BMW de la Serie 3; no muy lejos de allí en Ingolstadt el recién renovado Audi A4 se posiciona firme para continuar como uno de los más vendidos, por si fuera poco en su propia casa tiene competencia pues la marca de Stuttgart tiene posicionado a su hermano menor (el CLA) peligrosamente cerca del Clase C. Sin contar con que Inglaterra, Italia, Japón y Estados Unidos quieren llevarse un pedazo de ese pastel con los respectivos Jaguar XE, Alfa Romeo Giulia, Lexus IS, Infiniti Q50 y Cadillac ATS.

Historia, y esta no se la pueden saltar.
Retrocedamos un poco en el tiempo para conocer los orígenes de la Clase C, que antes de llamarse así tuvieron un predecesor llamado 190 con su respectivo código interno W201, curiosamente este carro no nació como un carro de lujo sino como un sedán deportivo para atraer nuevos clientes a la marca, tan deportivo era que inicialmente no fue bien acogido por los fanáticos de Mercedes-Benz, en cambio para los propietarios de carros de marcas más "generalistas" fue un éxito, ahora podían subirse a un carro que tenía una estrella de tres puntas en el capó, y lo mejor estaba por venir.


En Mercedes-Benz quisieron exaltar el aura deportiva del 190E, para esto aumentaron el cilindraje de 2.0 a 2.3 litros aumentando el diámetro de los pistones hasta 95,50 [mm], la carrera se quedó en 80,25 [mm] así que este motor quedó con unas interesantes dimensiones supercuadradas, para aprovechar esto pusieron una culata de 16 válvulas diseñada por Cosworth y producida en Worcestershire - Inglaterra con un método de fundición particular que requería arena traída desde Australia, con estas mejoras la potencia subió hasta 185 HP, ¡80 HP/litro!. 


Luego en agosto de 1983 y para comprobar la fama de irrompibles que tenían los carros Alemanes en esa época, llevaron tres de estos 190 E 2.3 - 16 al circuito de Nardò en Italia donde corrieron durante 8 días seguidos, 50.000 Km recorridos a más de 240 Km/h (247,94 Km/h de velocidad promedio), los carros paraban cada dos horas para cambio de piloto y llenar el tanque de gasolina y cada 8500 Km paraban para cambiar las llantas traseras, aceite y revisar las válvulas, todo esto les valió 12 récords de velocidad. ¡Sencillamente impresionante, aquí pueden ver un video de esta interesante historia!.


Después de semejante hazaña lo normal hubiese sido que el 190 E siguiera sin cambios hasta el final de su vida comercial, pero hablamos de Mercedes-Benz y sus ingenieros no se quedaron de brazos cruzados viendo como la competencia los alcanzaba, en cambio vino el 190 E 2.5 en el año 1988, como su sigla lo indica el motor había subido de 2.3 a 2.5 litros y con el aumento de cilindraje la potencia subió hasta los 204 caballos, después aparecieron los llamativos 2.5-16 Evolution I y II, que venían a hacerle frente a las versiones EVO del temido y respetado M3 E30.


En mayo de 1993 llegó su reemplazo: el Clase C W202, que por cierto fue el primer modelo en Mercedes-Benz que estrenó la nomenclatura actual la cual inicia con una letra que simbolizaba la "Clase", seguida de tres números (excepto para las versiones AMG que tienen una letra seguida de dos números), este Clase C era más refinado y grande, también más seguro aunque en esa época la seguridad era algo "relativo" como lo demostró la primera tanda de pruebas de choque realizadas por EuroNCAP en 1996 donde el Clase C obtuvo dos estrellas, sin embargo para su época ya ofrecía doble airbag frontal, ABS, control de tracción y en 1997 hasta airbags laterales. En 1999 fue el primer carro compacto en ofrecer control electrónico de estabilidad, innovación en seguridad activa que solo cuatro años atrás había estrenado como primicia mundial su hermano mayor: el Clase S W140.


Muy bueno en esos aspectos aunque en cuanto a deportividad y sensaciones de manejo el nuevo Clase C quedaba en deuda contra su principal competidor (BMW Serie 3 E36), no hay otra forma de decirlo: el W202 fue un carro enfocado a la comodidad y cualquier atisbo de cifras, aceleración velocidad o deportividad y el Bimmer le daba una paliza al Mercedes-Benz, no era para menos pues se enfrentaba al que era considerado el mejor carro compacto del mundo. Sin embargo para mejorar su aura deportiva el Clase C tuvo unas versiones "vitaminadas", no estaban desarrolladas por Cosworth sino en casa a través de su subsidiaria AMG, se trataba del C36 AMG y posteriormente el C43 AMG que llevaron la deportividad de este modelo a otro nivel.


Para el año 2000 apareció el W203, este nuevo Clase C tenía unas formas mucho más suaves, acordes con el nuevo diseño de la casa que había estrenado el Clase E y el Clase S unos años antes; los motores recibían mejoras pero básicamente eran los mismos de la anterior generación, cuatro cilindros de gasolina supercargado, motores V6 a 90 grados (algo que mecánicamente no es lo más ideal), y una gama de motores diésel muy populares en Europa. También estuvo presente la versión C55 AMG, ya de por sí su antecesor tenía un motor grande (4.3 litros) pero el nuevo contaba con uno más monstruoso, un  V8 de 5.4 litros con 367 caballos que superaba en potencia por más de 20 hp al M3 de aquel entonces (E46). Para acomodar ese V8 los ingenieros tuvieron que acoplar la parte de adelante del CLK, una de las razones por las que el C55 AMG se ve ligeramente diferente a sus hermanos.


En cuanto a la suspensión, adelante el Clase C se pasaba al sistema McPherson y atrás continuaba con un esquema de suspensión independiente con cinco brazos, característica que venía desde el 190E y que proporciona una gran estabilidad en curvas y un excelente grado de confort; gracias a esta configuración el Clase C continuó con la buena fama que ha adquirido de no alterar su trayectoria cuando se encuentra una irregularidad en plena curva.


La seguridad pasiva también había mejorado, ahora el Clase C lograba el puntaje más alto de EuroNCAP en pruebas de choque del 2002, aunque inicialmente este modelo obtuvo un puntaje de cuatro estrellas en el 2001 debido a que el airbag de cortina no se desplegó completamente durante la prueba, sin embargo en Mercedes-Benz hicieron los correctivos necesarios y el Clase C obtuvo las cinco estrellas en la siguiente prueba, posicionándose como un referente en cuanto a seguridad.

Llegó el año 2007 y Mercedes-Benz presentó su nueva generación de la Clase C, el W204 y mientras esa historia comienza esta primera parte termina, en la próxima entrega de esta prueba tendremos un C200 y una sesión de fotos con su sucesor.

Mercedes-Benz Clase C - Parte 2 - C200 CGI BlueEFFICIENCY (W204) del 2010
Mercedes-Benz Clase C - Parte 4- C180 (W205) del 2015 - Seguridad

No hay comentarios.:

Publicar un comentario