Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

martes, 18 de agosto de 2015

Volvo C30 T5 - Parte 2 - Conducción, equipo y seguridad


El GTI Sueco.
Volkswagen lleva cuarenta años con el GTI, durante esos años ha sido considerado por muchos como el benchmark de su segmento (me incluyo) y cada nueva generación ha tenido que enfrentar nuevos rivales, algunos han dado la pelea y otros han pasado a la historia sin poner en peligro el título del Volkswagen. En cuanto a ventas el Volvo C30 fue tal vez uno de ellos, pero eso no significa que Volvo no haya logrado un mejor vehículo que Volkswagen, pues en algunos aspectos así fue.

Cuando Ford adquirió a Volvo en 1999 tuvieron como objetivo el atraer nuevos clientes a la marca, los compradores típicos de Volvo no eran precisamente personas jóvenes y eso preocupaba un poco al equipo de trabajo de Jack Nasser (CEO de Ford en ese entonces), los nuevos diseños como el V70 atrajeron nuevos clientes pero Volvo necesitaba algo más, necesitaba retomar al 480 y para esto iba a aprovechar las nuevas plataformas de tracción delantera con suspensiones muy bien elaboradas que Ford tenía para el Focus y posteriormente otros modelos de éxito, de ahí nació el C30 en el 2006. 

El Volvo C30 es un cupé de 4,27 metros de longitud, para que se hagan una idea es muy similar a un Audi A3 o a un BMW Serie 1 en tamaño, y al igual que estos dos se trata de un vehículo premium donde los acabados están muy bien logrados y el equipamiento completo es una norma, y como buen Volvo es muy seguro pero de eso hablaremos más adelante, primero vamos a probar su conducción.


Conducción - Deportivo, rápido y ¡muy cómodo!
Hoy en día muchos fabricantes nos castigan poniendo suspensiones "deportivas" en muchos sedanes familiares, a estos "deportivos" que usualmente tienen un "uno punto algo" litros atmosférico los fabricantes les ponen unas llantas de perfil bajo montadas en rines grandes que los hacen bastante incómodos en nuestras calles, así que cuando uno comienza a manejar un cupé movido por un motor con cojones potente, me refiero a un 2.5 litros con turbocompresor y más de 200 caballos, lo que uno espera es cierto grado de dureza en la suspensión acorde con toda esa potencia, pero no es así con el C30.

Cuando me encontré con la primera imperfección estaba preparado a sentir un golpe seco, en cambio el Volvo pasó sin apenas inmutarse, ¿será que lo imaginé?, miré por el espejo retrovisor y ahí estaba, un desnivel que se hubiese notado incómodo en la mayoría de carros pero en el Volvo fue algo imperceptible, comenzamos bien y esto se pondría mejor.


Probando la potencia
Una pequeña recta sin carros a la vista, así que es un buen momento para probar de lo que es capaz este T5, presiono el acelerador hasta la mitad y el cinco cilindros hace que me pegue al asiento, esto lo hace inmediatamente sin nada de retraso del turbo, ¡la ventaja del cilindraje!; más adelante me encuentro una recta más larga, es momento de presionar a fondo... unos segundos después el C30 ha devorado la recta y yo voy con una sonrisa de oreja a oreja, este carro es rápido y lo mejor es que no tiene el lag propio de los motores pequeños que deben usar turbos más grandes, tampoco se "muere" en la parta alta del tacómetro (como los motores que tienen turbos pequeños), aquí hay respuesta desde el momento en que se presiona el acelerador y el empuje va hasta la línea roja. Similar a la experiencia que se tiene en un BMW con motor N54 o N55 (135i ó 335i) aunque con menos agresividad.


Hablando de números, Volvo anuncia 230 caballos los cuales deben mover una masa de apenas 1340 Kg, eso es en la teoría pero vamos un poco más allá, ¿está el cinco cilindros underrated?, para salir de dudas el propietario de este C30 lo llevó a una prueba en la máquina de la verdad, me refiero a un dinamómetro de tipo "inercial" (Dyno Dynamics) en el taller del Señor Claudio Rozo en Bogotá D.C., aquí el Volvo entregó 226.5 HP... medidos a las ruedas, asumamos un 15% de pérdida en la línea de transmisión y tenemos un estimado de 260 HP al volante.


Toda esta potencia se transmite a las ruedas delanteras a través de una caja mecánica de seis velocidades, por cierto la palanca de cambios se encuentra en una posición bastante alta respecto a lo que es usual, esto facilita los cambios pues la mano no debe separarse mucho del timón/volante para pasar los cambios, aparte el tacto es muy preciso y los recorridos son bastante cortos, muy similar a lo que uno se encuentra en un Honda Civic Si, es un completo placer hacer los cambios con un selector así. 


La sexta velocidad es bastante larga y uno pensaría que solo sirve para bajar consumos en autopista pero el carro responde en sexta como muchos carros con motores de "uno punto algo litros" en cuarta, en parte es gracias a la gran cantidad de torque que produce este motor, son 236 [lb*ft] que se logran a solo 1500 rpm y se mantienen hasta las 5000 rpm según Volvo, aunque siendo más realistas vemos que entre 2500 y 4500 rpm hay más de 250 [lb*ft] y fuera de ese rango la curva no es tan plana como anuncia el fabricante aunque sigue siendo muy lineal.


Aceleración
Hace unos años leí una prueba de este Volvo en Car and Driver, en dicha prueba el C30 con motor T5 aceleró de 0 a 60 mph (96 Km/h) en 6,3 segundos, y recorrió el cuarto de milla en 14,8 segundos, presione el acelerador a fondo por unos segundos más y en un total de 15,6 segundos el C30 ya viaja a más de 160 Km/h, a esa velocidad un Impreza WRX solo verá las luces traseras del C30 y su portón en vidrio (un Subaru Impreza WRX de esa misma prueba tardó 16,9 segundos en alcanzar dicha velocidad).


Y antes que me digan "Una vez que estaba en Tocancipá vi un C30 que hacía...", les comento que en Car and Driver tienen unos procedimientos para llevar a cabo estos test de aceleración, donde aparte de tener mucho tiempo y combustible, también cuentan con equipos de medición muy precisos y tienen en cuenta los factores ambientales que afectan los resultados de sus pruebas para aplicar un factor de corrección (como en las pruebas de dinamómetro), toda esta "carreta" va para explicarles que aunque son condiciones particulares de medición también sirven para tener un dato comparativo bastante preciso entre sí.

Adentro del C30
El diseño interior del C30 puede considerarse clásico, hasta que uno llega a la consola central flotante, una característica de los Volvo recientes, esta agrupa los mandos del climatizador, radio y algunas otras funciones, su gran diferencia radica en que tiene forma de lámina (muy bien terminada) y detrás de ella hay espacio para guardar objetos voluminosos del tamaño de un bolso.


Los asientos traseros, herencia del 480.
Volvo quiso mantener varias características del 480 en el C30, una de estas son los asientos separados en la parte trasera que aunque limitan el espacio a dos ocupantes, estos van a ir mucho más cómodos y seguros; en la mayoría de carros de este tamaño el ocupante que va sentado en el centro del puesto trasero generalmente va incómodo por tener menos espacio, por la forma del cojín y porque el túnel central siempre interfiere con el espacio para las piernas.

Curiosamente para acceder a estos puestos se mueve primero una palanca que abate el espaldar (lo usual) y luego se presiona un botón que desplaza todo el asiento automáticamente, este sistema tiene memoria y el asiento solo se desplaza hasta donde estaba ajustado previamente.


El portaequipajes tiene 251 litros de capacidad, no es muy pequeño pero tampoco es de tamaño generoso, en ese sentido el Audi A3 y el Volkswagen Golf tienen más espacio; hay varias razones para esto: en parte el diseño de la parte trasera de C30 castiga un poco el espacio en el baúl, la suspensión trasera independiente Multi-Link resta otro poco más de espacio y los diseñadores del C30 al parecer dieron más importancia al espacio interior.


Seguridad
En la primera parte de la prueba les hablaba sobre la primera tanda de pruebas de choque que realizó la EuroNCAP, ahí la mayoría de vehículos considerados seguros se estrellaron contra el muro (literalmente) y no pasaron la prueba, el único vehículo que la pasó: El Volvo S40. Otra historia similar pasó cuando la IIHS introdujo la prueba de choque "Small Overlap Front Crash Test" en el 2012, aquí el BMW Serie 3, el Audi A4 y el Mercedes-Benz de la Clase C se "rajaron" con "Marginal", "Poor" y "Poor" respectivamente, ¿y Volvo?, bueno se probaron el S60 y la SUV XC60 y ambos obtuvieron la nota más alta: Good.



Andrés, estamos hablando del C30... ¡C30!, retomemos entonces, después de ese preámbulo uno esperaría que el C30 tuviera una seguridad excepcional... y así es; en cuanto a equipamiento de seguridad activa tenemos frenos con ABS, Control de tracción y Control Electrónico de Estabilidad, en seguridad pasiva tenemos airbags frontales, laterales y de cortina (para proteger la cabeza de los ocupantes adelante y atrás), cinturones con pre-tensionadores y limitadores de carga, apoyacabezas activos y una excelente estructura de seguridad.

Resultados de EuroNCAP para el C30, 5 estrellas como era de esperarse de un Volvo.
¡Pero Andrés, en el Documental de Séptimo Día dijeron que los carros sin baúl independiente son inseguros!!!, ¡Y lo dijo un Físico!. Bueno vamos por partes: primero que todo me alegra mucho que se muestren estos reportajes y que concienticen a la gente sobre la seguridad de los vehículos que se venden en Colombia (más bien la falta de), sin embargo en ese reportaje hay varios errores (inclusive de alguien considerado "intocable" en el tema de los carros), de los errores del reportaje ya hablaré en otra entrada, pero hablemos sobre la falta de baúl "independiente".

Prueba de choque posterior de Volvo, en este caso un Volvo S80 de 1700 Kg impacta al C30 por detrás a 56 Km/h.
Es cierto que en un vehículo de "tres volúmenes" (es la clasificación correcta) los ingenieros y diseñadores tienen más libertad para hacer una zona de deformación programada, sin embargo per se eso no hace inseguros a los vehículos de dos volúmenes, de hecho es más importante el material, que en este caso se trata de aceros, de mediana, alta y ultra alta resistencia. 

Simulación de las zonas de deformación programada en el Volvo C30.
Si el vehículo está bien diseñado y en su proceso de fabricación se usan los materiales correctos no tiene por qué ser inseguro, el problema principal de los taxis en Colombia (aparte de ser "mini cars" y de no tener elementos de seguridad activa y pasiva), es que se ensamblan en lugares donde muy posiblemente cambian los materiales de fabricación por unos más baratos de producir.


En el caso del C30, en Volvo se han preocupado por este tipo de accidente y aunque esta prueba de choque posterior no es exigida en la actualidad (se prueba el búmper trasero en Estados Unidos y la silla y apoyacabezas en Europa), en Volvo han realizado estudios de estos choques para ofrecer un producto seguro en cualquier tipo de accidente. ¡La diferencia entre fabricar un carro para que sea seguro y no solo para que pase pruebas de choque!. Aquí les dejo un interesante video al respecto.


En definitiva, un cupé rápido, cómodo y seguro, un carro que tal vez no tuvo el éxito comercial esperado pero que ciertamente no fue por falta de fortalezas, porque las tuvo todas para ponerse al nivel de los mejores... y superarlos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario