Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

martes, 18 de octubre de 2011

La presión de las llantas

Revise por lo menos una vez cada mes la presión de sus llantas, siempre revísela en frío, es decir, desde que comienza la marcha que no pasen más de 2 km hasta donde va a inflarlas, pues a medida que se va circulando, la fricción entre las partes internas de la carcasa de la llanta y también la fricción de la llanta con el pavimento van haciendo que la temperatura interna aumente y por ende la presión interna también aumenta.

La presión recomendada normalmente se encuentra en una calcomanía en el marco de la puerta del conductor y está dada en psi (libras de presión) o en Bares.
Circular con la presión menor a la recomendada tiene 3 consecuencias graves, primero el neumático tiende a sobrecalentarse y a deformarse más de lo debido, así que puede estallarse (sí, es curioso pero es más probable romper una llanta por estar desinflada un 20% que por estar sobre inflada un 20%). Si el asfalto está húmedo aumenta el riesgo de acuplaning, que es un efecto en el que la llanta no puede evacuar toda el agua que hay debajo y comienza a "flotar" sobre una ligera capa de agua con la consecuente perdida de control del vehículo.
Segundo, aumenta considerablemente el consumo de combustible, con rodar a unas 10 "libras" de inflado menor al recomendado, el consumo aumenta un 6%. 

Tercero la vida útil de la llanta se reduce considerablemente, rodar a un 20% menos de inflado reduce la vida útil en 20% menos, es decir una llanta promedio que debería estar a 30 "libras" y que ruede a 24 "libras", reduce su vida en nada menos que 8000 kilómetros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario